La mejor forma de resolución de los conflictos laborales

 

Una de las mejores formas de resolver los conflictos laborales es por la vía de la mediación extrajudicial, ya que las partes ahorrarán una gran cantidad de tiempo en poder llegar a acuerdos idóneos para todos.

Hasta hace algunos años los profesionales del derecho veían como única forma de resolución de conflictos la proposición del pedido por las partes y la actuación del Poder Judicial por intermedio del Juez que, interpretando y aplicando la ley, daba razón a una de ellas.

Hoy, afortunadamente, gran parte de estos profesionales es consciente de la necesidad de trabajar las cuestiones subjetivas de las partes en conflicto, las causas reales encubiertas por el pedido objetivo.

Un poco de historia de la mediación

A partir de la década del 60, cuando se inició con más intensidad la liberalización de las costumbres, pasó el Derecho, paulatinamente, a acompañar esa evolución de la sociedad, con lo cual se arrancarán a resolver los conflictos laborales por la vía de la mediación.

Sin embargo, sólo en diciembre de 1.977, con la institución del divorcio, es que se obtuvo algún avance en el sentido de acompañar la evolución de la familia, que ya era evidente que era una de las mejores opciones para poder resolver ese problema.

De esta forma ya es posible encontrar normas legales o decisiones judiciales que reconocen: la desbiologización de la paternidad, admitiendo la posibilidad de un individuo ocupar el lugar de padre afectivo, desconsiderando el carácter biológico; la guarda compartida, donde la pareja separada divide la custodia de los hijos; el declive del patriarcalismo y sus consecuencias como la pérdida del lugar del hombre como figura central de la familia, lo que, sin embargo, no implica desprestigio de la figura paterna; la existencia de diversas formas de constitución de familia, además del matrimonio tradicional.

La importancia de la mediación

Según los despachos de abogados más importantes del país, la mediación juega un papel importante al hablar de conflictos laborales, ya que tanto la parte patronal como la del empleado economiza una gran cantidad de recursos, no solamente económicos, sino también evita estrés y un sinfín de molestia que implica llegar a un juzgado.

Así que antes de poder llevar un caso a los juzgados y tribunales lo mejor será tratar de conseguir un acuerdo que convenga a ambas partes y evitar todo lo anterior, es la mejor solución y vía por la que se puede llevar el problema.